¿Qué está bien y qué está mal?

Hablando sobre esto, me siento en demasiada confianza conmigo mismo, lo tengo que decir. Retroalimentandome a tiempos pasados, donde residí en situaciones un tanto incómodas para un servidor, llegué a la plena conclusión que, el bien y el mal son relativos, según sea el caso.

¿Por qué digo esto? Bueno, las personas siempre van a defender su postura, es la genética humana, tú lo has hecho, yo lo he hecho, todos lo hemos hecho. Y no estoy diciendo que sea malo defender tus creéncias, ya que, tus motivos has de tener, mismos que, han sido regidos por circunstancias totalmente ajenas a las demás personas, que al igual que tú, han pasado por momentos sublimes en el camino que les han regido su carácter y forma de pensar.

Entonces, ¿Dónde está el error? Es simple lógica que los seres humanos queremos que las demás personas nos obedezcan, nacímos con el don de querer estatuir en todo momento. Y es aquí donde está el desacierto.

Tenemos que comenzar a madurar como lo seres pensantes que somos, y no querer hacer debates insensatos a cada instante que alguien no concuerde con nuestra respetable forma de pensar.


"El mundo que hemos creado es un proceso de nuesto pensamiento. No se puede cambiar sin cambiar nuestra forma de pensar" A. Einstein

El bien y el mal son relativos, no se puede juzgar algo sin anteriormente haber descubirto las causas de tal cavilación. Cada mente es un mundo, lleno de cosas por descubir e indagar, facultemos la gran ideología del ¿Qué va a pasar?



 

Muchas gracias por formar parte de la familia "m i l e n i a l s".

¿Qué te parece si das un vistazo a nuestros otros post? Como siempre lo digo, no soy un profesional, simplemente soy un ser que quiere compartir sus vivencias y sus profundos pensamientos que han atormentado su mente a lo largo de estos años.

Diego García.

Milenials.

0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Para Paola, por supuesto. Gracias por tu apoyo incondicional, por siempre haber estado conmigo, por ignorar mis defectos y ayudarme a mejorarlos. Gracias, por cada perfecta noche de risas, en las que