Antes de ella

¿Quién era yo en ese momento? Quizá ni siquiera yo lo sabía, estaba atemorizado en un éxtasis de sentimientos encontrados, por personas y cosas que afectaban directamente a mi vida personal, y sobre todo, amorosa.


Estaba perdido en un mundo surrealista que yo mismo intenté recrear en mi realidad, ¿Con qué fin? Con el de pedir ayuda, para algo que yo sabía que estaba muy lejano a mis posibilidades de encontrar y solucionar.


Era un desconcierto patrocinado por mi afán de querer ser alguien que yo no era, querer aparentar y encajar en lo que, eventualmente, era imposible. Era un abismo guiado por tristeza, soledad, depresión, euforia, desesperación, combinado con el incorrecto querer de escapar en una bebida, a la cual, he decretado la peligrosidad de la misma.


¿Cómo iba a escapar de ahí? Si no se puede escapar de uno mismo, y he aquí el problema, era yo mi mayor enemigo.


No te buscaba en ese momento, ¿Sabes? Sin embargo, te necesitaba en mi vida, mi alma tenía una cuenta pendiente conmigo, le había fallado un millón de veces, había lastimado y me habían hecho lo mismo, todo para saber que realmente quería estar contigo, que eras lo que a lo largo de mucho tiempo estuve buscando sin saberlo.


Y entonces pasó lo esperado, te conocí, como se conoce a la luna por la noche, a las estrellas brillando, aunque sabemos que probablemente ya no existan, nosotros las apreciamos, con el mismo entusiasmo de querer tocarlas, verlas durante toda la noche, abrazarlas con las dulces palabras que enriquecen tu sonrisa, esa hermosa sonrisa, que al mirarla se te van los miedos, todo se detiene, no existe nada más que tú y yo, el emocionante secreto de saber qué hay detrás de tu mirada, querer recorrer cada parte de ti, desnudar tu alma, amarte aún cuando se es imposible.


Ese mundo que ansiaba descubrir, ese viaje que tendría la incertidumbre de cuan perfecto sería, pero que sin asistir, sabías que ahí pertenecías, con ella. Me enseñaste a amar, a desear, a querer, a proteger, me has enseñado a todo, y no hace falta decirlo, pero tú más que nadie lo sabes, ¡Te amo! Diego García.

Milenials


Para la persona más importante para mi, te amo.


0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Para Paola, por supuesto. Gracias por tu apoyo incondicional, por siempre haber estado conmigo, por ignorar mis defectos y ayudarme a mejorarlos. Gracias, por cada perfecta noche de risas, en las que